No a los azúcares añadidos

Aprobado y publicado. El Real Decreto 781/2013, de 11 de octubre, por el que se establecen normas relativas a la elaboración, composición, etiquetado, presentación y publicidad de los zumos de frutas y otros productos similares destinados a la alimentación humana ya es una realidad tras su aparición en el BOE del pasado 12 de octubre, aunque su entrada en vigor se posterga al 28 de este mes.

Es la normativa nacional que constata el cambio realizado en la Directiva Europea el pasado 2012 y que recoge una serie de medidas destinadas a la transparencia y el mayor control en la elaboración, composición y etiquetado de estos productos.

En la práctica, las empresas llevan meses adaptándose a la legislación que, por otra parte, ha tenido muy en cuenta los intereses de la industria española. No habrá que hacer esfuerzos extraordinarios porque además se fija un plazo transitorio de 18 meses para comercializar los productos que estuviesen en stock y aún no se hubieran modificado.

“Esta nueva legislación supone y constituye un gran reto, a la vez que una gran oportunidad, tanto para los fabricantes como para los comercializadores y para el sector en general de los zumos en España, como uno de los países líderes y de mayor prestigio a nivel internacional en su producción. De manera, que obligará a realizar un mayor esfuerzo para destacar como elaboradores de un alimento de la máxima calidad y, en definitiva, una apuesta para la identificación total de los zumos comerciales con la fruta exprimida”, ha declarado el presidente de Asozumos, Juan Ramón Ugarte.

Por su parte, Alfonso Mena, secretario general de la asociación, también ha valorado de manera positiva el texto, teniendo en cuenta que como aspecto más destacado se ha acordado la prohibición definitiva de añadir azúcar a los zumos. "Es una medida que debería haberse adoptado hace años, tanto por las exigencias nutricionales como por el avance tecnológico que ya permitía no tener que poner azúcar de manera adicional al permitir hacerlo de manera natural con el producto de final de temporada", ha señalado.

En este sentido, la única medida que intentarán renegociar con la Comisión es el hecho de que no se permita a los néctares incluir la advertencia de "sin azúcares añadidos", cuando sí los lleven -en este caso sí se permite-, mientras que otros productos de la industria alimentaria pueden hacerlo como puede ser el caso de las bebidas gaseosas. "Es un agravio comparativa y nos gustaría que se modificase".

Por lo demás, otro logro importante es que se reconozca el zumo de tomate dentro de esta categoría y que además se autorice la adición exclusiva para este zumo de sal, especias y hierbas aromáticas, como viene siendo habitual en los zumos envasados comerciales de tomate. "Hasta el momento se situaba en un vacío legal, mientras que ahora se presenta con todas las garantías que ya se exigen uno de los pocos alimentos que tienen normativa específica propia, como el chocolate, el azúcar, la miel, el café o la mermelada", explica.

De esta manera la industria de zumos aúna esfuerzos para ofrecer al mercado nacional y europeo unos alimentos de calidad y saludables, ajustados a las necesidades del consumidor más exigente, con total seguridad para su consumo y con un gran contenido vitamínico y cualidades nutricionales.

Con la nueva norma, las mezclas de dos o más zumos se denominarán en orden decreciente en el etiquetado, de acuerdo a la cantidad que contenga de cada uno en el producto y en correspondencia con la declaración que figure en la lista de ingredientes.

Se introduce también expresamente en la definición de fruta, un párrafo para aclarar que aquélla que haya sido sometida a tratamientos post cosecha, puede ser empleada en la elaboración de zumos. Asimismo, se sustituirá definitivamente la denominación legal ‘Zumo a base de concentrado’ por ‘Zumo a partir de concentrado’ y se autoriza también la reincorporación facultativa de aromas que procedan de la misma especie de fruta en los zumos, zumos a partir de concentrado y néctares.

Sin duda, los zumos son un producto sobre el que se ejerce un control muy especial que, a su vez, redunda en la calidad de lo que se ofrece. Para todos los canales de comercialización es importante que así sea y para el vending mucho más, ya que es un artículo que está en constante crecimiento y que se enmarca dentro de esa categoría de productos saludables que se quiere incentivar.

Categoría de noticia: Etiquetas: